HOME | CONTACTA
 
Intolerancias alimentarias
ikmenu Nutrición y salud
ikmenu Alimentos funcionales
ikmenu Probióticos y prebióticos
ikmenu Aditivos alimentarios
ikmenu Llave de la salud. El intestino
ikmenu Ecosistema intestinal
ikmenu Disbiosis
ikmenu Síndrome de Alteración de Permeabilidad de Membrana (Leaky gut Syndrome)
ikmenu Candida albicans
ikmenu Intolerancias alimentarias
ikmenu Fisiopatología y síntomas asociados
ikmenu Diagnóstico y tratamiento
ikmenu Sobrepeso
ikmenu Migraña
ikmenu Alteraciones cutáneas
ikmenu Trastornos gastrointestinales
ikmenu Fatiga crónica
ikmenu ADHD / Concentración
ikmenu Dolor articular
ikmenu Alteraciones respiratorias
ikmenu IMUPRO
ikmenu Ficha técnica IMUPRO
ikmenu Panel alimentos aditivos
ikmenu Referencias Bibliográficas de IMUPRO
ikmenu Test ALCAT
ikmenu Ficha técnica ALCAT
ikmenu Panel alimentos y aditivos
ikmenu Ref. bibliográficas de ALCAT
SOBREPESO

LA DIETA QUE PROGRAMAREMOS CON LA RETIRADA DE LOS ALIMENTOS A LOS QUE EL PACIENTE ES INTOLERANTE, NO ES UNA DIETA DE ADELGAZAMIENTO. LOS ALIMENTOS A LOS QUE EL PACIENTE ES INTOLERANTE “NI ENGORDAN, NI ADELGAZAN”.

El sobrepeso es una situación anómala del organismo con etiología multifactorial y sintomático de algunos desequilibrios bioquímicos. Existen factores genéticos y hormonales, entre otros, además de los propios hábitos de alimentación de cada individuo, que intervienen en la regulación del peso corporal.

sobrepesoEn el tejido graso, las células desarrollan mediadores (TNFα, interleuquinas 6, leptina), que estimulan la producción de proteínas inflamatorias en el hígado. Por ello el sobrepeso contribuye a favorecer el desarrollo de estados inflamatorios.
Consumir alimentos a los que el paciente es intolerante aumenta los anticuerpos IgG y el TNFα se libera en mayor cantidad; ocupa los receptores de insulina y así impide el aporte de energía a las células. El azúcar presente en la sangre no puede, o sólo puede transportarse en parte, al interior de las células cuando lo necesitan.

Esto puede activar 2 mecanismos: 

1. El azúcar se convierte en grasa: Como el azúcar permanece en la sangre, su nivel crece considerablemente. El hígado transforma este exceso de azúcar en ácidos grasos, que se depositan en las células grasas. El bloqueo de los receptores de insulina conduce a que se libere más y más insulina. La elevada concentración de insulina evita la reconversión de ácidos grasos en azúcar en la sangre. Esto significa que la energía almacenada en los depósitos grasos no es aprovechada por el organismo.

2. Decrece el consumo de energía: Las células disponen de menos energía. Su actividad se reduce y su metabolismo se hace basal; así la cantidad de calorías gastadas disminuye.
La identificación de los alimentos que pueden desencadenar procesos inflamatorios puede ofrecer buenas posibilidades de influir positivamente en los procesos inflamatorios, con el correspondiente cambio de la dieta.

 

 

 
© 2009. Todos los derechos reservados. C/ Don Ramón de la Cruz nº33, 1º decha , 28001 Madrid , Tfno.- 91.309.29.06 Aviso legal